Cinco claves para estar al día con las obligaciones del servicio doméstico.

Los aportes y las contribuciones del sistema de personal de servicio doméstico tendrán montos más elevados a partir de los pagos correspondientes a este mes de enero, que tienen su vencimiento en febrero. El aumento en el importe total mensual será de entre 9,4% y 20,4%, dependiendo de la cantidad de horas trabajadas por semana. Y en marzo llegará una nueva suba salarial. Según datos de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), a noviembre último había 649.742 relaciones laborales registradas (el dato puede no coincidir con la cantidad de personas que trabajan o de las que dan trabajo, porque en ambos casos se puede tener más de un vínculo en este mismo esquema). A continuación, una síntesis de las novedades del sistema y de las próximas cuestiones a tener en cuenta.

Aumento de los aportes con destino a la seguridad social

Tal como pasa con los pagos que hacen los monotributistas, los importes de aportes y contribuciones del sistema de servicio doméstico suben en enero en igual medida que el incremento nominal que recibieron el año pasado los jubilados y pensionados de la Anses: un 28,46%. Según lo publicado en los últimos días por la AFIP en su página web, al tiempo que se modifican en ese porcentaje los pagos con destino a la obra social y al sistema previsional, quedan en cambio sin variación los precios de la cobertura que dan las aseguradoras de riesgos del trabajo (ART), que son montos que crecen a medida que aumenta la cantidad de horas trabajadas por semana. Esto explica que, si se mira el monto de dinero total a ingresar, el porcentaje de suba difiera según el tiempo que se tenga a alguien desarrollando tareas en una casa. Para el caso de personal mayor de 18 años, los pagos de este mes (con vencimiento el 10 de febrero) son los siguientes: por menos de 12 horas semanales trabajadas, el total es de $205,64 ($55,91 son los aportes al sistema de salud, $19,73 las contribuciones previsionales y $130 la cuota del seguro de riesgos); por quienes hacen tareas entre 12 y 16 horas semanales, el importe pasa a $308,05 ($103,59 son los aportes y $39,46 las contribuciones, en tanto que a la ART van $165). Si el trabajo es por 16 horas semanales o más, el pago llega a $976,55, de los cuales $689 son para la obra social y $57,55 para el régimen jubilatorio, mientras que la aseguradora recibe $230.

En el caso de la obra social, el pago de $689 es el que da acceso a la cobertura. Alguien que trabaja en más de un hogar una cierta cantidad de horas sin llegar a las 16 semanales, puede sumar los aportes de cada lugar para llegar o acercarse a esa cifra. Y se pueden ingresar aportes voluntarios para completar el monto (también es posible un pago complementario en el caso de la contribución previsional, ya que el importe que da acceso a una prestación futura es el de la mayor cantidad de horas). Quien trabaja, además, puede sumar a integrantes de su grupo familiar primario a la cobertura de salud, pagando $689 por cada uno (esto abarca a cónyuge o concubino, hijos de hasta 21 años, hijos de hasta 25 años si estudian y están a cargo del titular, o hijos sin límite de edad si están incapacitados).

En cuanto al seguro de riesgos laborales, el importe se mantiene igual desde el inicio de la obligación de contratar esta prestación, en 2014. “Nosotros calculamos que para noviembre de 2018 el costo de la cobertura fue de $421, en lugar de los $230 que se pagan”, dijeron a LA NACION desde la Unión de ART. Por lo pronto y pese a los reclamos de ese sector, no hay por ahora ninguna resolución para incrementar el precio de este seguro en el que están incluidas, según datos de la entidad empresarial, 614.400 personas.

Recomposición de las remuneraciones

Luego del incremento que hubo en los salarios de diciembre último, se aplicará una nueva suba en marzo, ya dispuesta por la resolución 1/18 de la Comisión Nacional de Trabajo para el Personal de Casas Particulares. En comparación con los montos vigentes ahora, los del tercer mes del año serán alrededor de 2,5% superiores. Por ejemplo, para el personal de tareas generales, el pago mínimo por hora pasará de $87,5 a $89,5 (personal con retiro) y de $93,5 a $96 (sin retiro); el salario mensual por jornada completa se elevará de $10.781,50 a $11.046,50 (con retiro) y de $11.988,5 a $12.283,5 (sin retiro). Para ese entonces, la suba interanual habrá sido de 25% (ese mismo porcentaje es válido en la comparación con diciembre de 2017, ya que luego de ese mes la siguiente suba se dio en julio de 2018).

Según dijo a LA NACION el abogado Carlos Brassesco, asesor de la Unión Personal Auxiliar de Casas Particulares (Upacp), hacia fines de febrero habrá conversaciones, porque se pedirá compensar “el deterioro de los ingresos”, teniendo en cuenta que la inflación de 2018 fue de 47,6%. Según recordó, el personal de este sector quedó al margen del pago del bono de $5000 dispuesto por el Gobierno.

Actualización del monto tope deducible de Ganancias

Las personas que dan trabajo en sus casas y que están alcanzadas por el impuesto a las ganancias pueden deducir de sus ingresos los pagos correspondientes a este sistema, siempre -claro está- que la relación esté registrada. Hay un tope anual deducible que se actualiza en cada ejercicio fiscal y que, para 2019, es de $85.848,99 (por el año 2018, por el cual pueden declararse deducciones hasta el 31 de marzo próximo, la cifra fue de $66.917,91). Eso es lo que se descuenta del ingreso sujeto al impuesto. La declaración debe hacerse usando el formulario Siradig-Trabajador, al que se accede tras ingresar con la clave fiscal en la página de la AFIP.

¿Cuál es el impacto que tiene esta deducción? Un ejemplo: un asalariado sin cargas de familia que tiene en 2019 un salario mensual promedio neto de $50.000 (incluyendo el proporcional del aguinaldo) tributará $17.330 por todo el año si no hace ninguna deducción. Si dedica $35.000 anuales a pagos del sistema de personal de servicio doméstico y así lo declara, la cifra se reduce a $11.284, lo que equivale a $6046 más de ingreso de bolsillo. Otro caso: un asalariado que deduce dos hijos y tiene un sueldo neto promedio de $80.000 este año tendrá descuentos por Ganancias de $97.094 si no hay deducción; si en cambio sí la hay y por el tope (es decir, por $85.848,99), entonces el monto del impuesto en todo el año será de $71.320, es decir, $25.774 menos que en el supuesto de no hacer la deducción.

Devolución de parte del IVA a quienes trabajan en casas

Este es un beneficio previsto para quienes trabajan en servicio doméstico, según lo dispuso la ley de reforma tributaria 27.430, que agregó este grupo de personas al universo de beneficiarios ya enumerados en la ley 27.253. El reintegro debe ser hecho por el Estado, según la normativa, por las compras con tarjetas de débito, lo cual implica que la persona debe tener una caja de ahorro en la que se deposite el dinero de sus ingresos laborales. Esta devolución también alcanza a los jubilados y pensionados que cobran el haber mínimo y a quienes perciben la Asignación Universal por Hijo, pensiones no contributivas o becas del plan Progresar.

Consiste en la devolución de 15% del monto de las compras pagadas con la tarjeta y hay un tope de $300 por mes y por persona. Esta última cifra no tuvo actualización alguna desde mediados de 2016, pese a que desde entonces hubo una inflación acumulada de casi 104%. En rigor, la ley había previsto que ese máximo tuviera una actualización dos veces por año, en cada enero y en cada julio, en función de la variación del precio de la canasta básica de alimentos. En dos años y medio el valor de esa canasta prácticamente se duplicó, pero la actualización dispuesta por ley nunca se hizo.

Gestiones a través del uso de modalidades virtuales

La AFIP tiene habilitado un portal específico para empleadores y trabajadores de servicio doméstico: es casasparticulares.afip.gob.ar. Y, además, está la app “Casas Particulares”. Desde ambos espacios, cuando se ingresa con la clave fiscal se puede acceder a información sobre la situación personal y hacer también determinadas gestiones. En el caso del empleador, puede dar de alta, dar de baja y modificar datos de la relación laboral, además de gestionar pagos de aportes y contribuciones (del mes actual o ya vencidos) y generar recibos de sueldo. Quien trabaja, por su parte, puede consultar sus aportes actuales e históricos y gestionar el pago de aportes voluntarios para obtener o ampliar la cobertura de salud o de la jubilación.

Los nuevos aportes mensuales

Cuánto se pagará por enero (con vencimiento en febrero)

$976,55

  • 16 horas o más por semana

Es el monto total, cuando se suman los tres conceptos incluidos en el monto mensual: $689 corresponden a la cobertura de salud, $57,55 a la contribución previsional y $230 a la ART; si quien trabaja tiene entre 16 y 18 años el importe total es de $919 (no se paga la contribución jubilatoria) y si se trata de una persona ya jubilada se abonan $287,55 (no se ingresa nada para la obra social)

$308,05

  • De 12 a 16 horas semanales

Es la suma de lo que debe pagarse mensualmente por los siguientes conceptos: $103,59 (salud), $39,46 (jubilación), $165 (ART). Si quien trabaja tiene de 16 a 18 años, el monto total es de $268,59 ($103,59 para la salud y $165 para el seguro de riesgos) y si se trata de quien cobra jubilación, se pagará un total de $204,46 ($39,46 al sistema previsional y $165 a la ART)

$205,64

  • Menos de 12 horas semanales

Por la cantidad más baja de horas semanales se pagará ese importe, que se distribuirá de la siguiente forma: $55,91 (salud), $19,73 (sistema previsional) y $130 (ART). Por alguien de entre 16 y 18 años se ingresarán $185,91 ($55,91 al sistema de salud y $130 al seguro). Y si se trata de alguien con jubilación se abonarán $149,73 ($19,73 al régimen de previsión y $130 a la ART)

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/2212327-cinco-claves-para-estar-al-dia-con-las-obligaciones-del-servicio-domestico